La nueva cara del acoso laboral La nueva cara del acoso laboral

La nueva cara del acoso laboral

Son cada vez más las denuncias en Argentina por este tipo de maltrato en el trabajo. No existe una ley específica que lo regule y los síntomas que genera son muy graves. La concientización es la clave para evitarlo.

Hace seis años que Florencia trabaja como empleada administrativa en una empresa de informática. Desde comienzos de este año se le hace cada vez más difícil soportar la presión que recibe de sus jefes. “Me asignan metas imposibles de cumplir, me niegan el horario de almuerzo y me hacen irme tarde y entrar más temprano”, sostiene. Pero no es sólo eso. El maltrato de los superiores es constante, no le otorgan días de estudio y los feriados y las vacaciones son asignados de manera arbitraria. Sin darse cuenta y poco a poco Florencia se convirtió en una víctima más del mobbing, la nueva cara del acoso laboral.

Esta forma de maltrato en el ámbito de trabajo consiste en la comunicación hostil y sin ética, dirigida de manera sistemática por uno o varios individuos contra otro, que así es arrastrado a una posición de indefensión y activamente mantenido en ella.

Un psicólogo alemán nacionalizado sueco, Heinz Leymann, fue el primero en definir el concepto de mobbing en 1996. “Es el continuo y deliberado maltrato verbal y moral que recibe un trabajador por parte de otro para lograr su destrucción psicológica y así obtener su salida de la organización”, sostiene el especialista. Dos años después, Duncan Chapell y Vittorio Di Martino elaboraron el informe de la Organización Internacional del Trabajo “Violence at Work” y consolidaron el tema en el mundo académico.

El origen del maltrato puede estar tanto en alguien de un cargo superior como de un colega del mismo nivel. Es un fenómeno no inmediato que necesita de un desarrollo lento en el que van apareciendo los síntomas de hostigamiento. En la mayoría de los casos, el foco de ataque se produce contra alguien con un rendimiento laboral ejemplar.

“El jefe puede sentir que el sujeto le está haciendo sombra o tiene miedo de que se ponga en evidencia que alguien es más capaz que él para el puesto. Es un abuso de poder. También se puede dar entre pares donde toman a alguien de punto y tratan de disminuirlo para vencerlo en una competencia imaginaria”, sostiene la psiquiatra y psicóloga Elsa Wolfberg de la Asociación Psicoanalítica Argentina.

 

Entre las principales acciones del mobbing, aparecen críticas constantes, insultos en ausencia de testigos, desmerecimiento del trabajo, inventar injurias, separación del entorno laboral y sobreexigencia de trabajo. Es importante que la persona pueda identificar estos síntomas. Si esto no ocurre, asumirá la desvalorización como propia y se considerará incompetente.
Los efectos del mobbing en la víctima son serios y comparables a los del trastorno por estrés post-traumático. Es frecuente que las víctimas sufran de diversos trastornos de angustia, ansiedad, irritabilidad, dificultad para conciliar el sueño o insomnio, depresión, episodios paranoides, abuso de sustancias, decaimiento, disminución de la autoestima, incapacidad de concentrarse, cefaleas, trastornos digestivos y otras manifestaciones psicosomáticas, conflictos con la pareja y demás seres queridos.

“La persona se torna cada vez más sintomática y empieza a faltar al trabajo y a hacer tratamientos. Puede llevar a un estado de invalidez total en el trabajo”, sostiene Wolfberg.

Argentina, sin reglamentación

En Argentina no existe una legislación específica a nivel nacional que regule los casos de mobbing. Tucumán, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Buenos Aires, Jujuy, Santa Fe, Misiones y Entre Ríos sancionaron leyes entre 2002 y 2005 que contemplan este tipo de maltrato. Sin embargo, sólo se aplican al ámbito de la administración pública. Además, dichos empleados tienen la posibilidad de realizar denuncias en la Fiscalía Nacional de Investigaciones Administrativas.
“El abordaje de los casos es a partir del daño. La persona manifiesta que está pasando por una situación crítica como consecuencia del ámbito laboral. Para poder probarlo necesita tener testigos y un certificado médico de un psiquiatra o psicólogo que avale que lo que está ocurriendo es de origen laboral”, sostiene Mariano Páez, abogado de la Asociación Civil Acosados. La misma recibe denuncias de empleados y les ofrece asistencia especializada de médicos y abogados.

Al no haber una reglamentación para esta problemática, el abogado al momento de hacer la denuncia se apoya en legislaciones complementarias como el Código Civil y la Ley Anti Discriminatoria. De lado de los jueces, se suele aplicar la teoría dinámica de la prueba. “Antes ante un caso de mobbing el empleado era el único que debía probarlo. Hoy en día el empleador también debe hacerlo”, explica José Luis Zapata, abogado del estudio O’Farrell.
Capacitación y prevención

En las grandes empresas multinacionales con sede en Argentina el mobbing es un tema en agenda. Mensualmente organizan campañas con afiches y charlas de concientización para remarcar la apertura del empleador al momento de recibir denuncias. Incluso algunas compañías tienen números de teléfono donde se puede hacer el reclamo correspondiente.

La actitud de un criterio amplio para recibir denuncias hace que el mobbing pueda ser prevenido. El problema aparece en las PyMEs donde esa política de erradicación del problema es prácticamente inexistente.

“Las empresas grandes suelen manejar un código de conducta con su personal, que muchas veces no es más que una formalidad. De resultar denunciados, los empresarios habrán de negarlo con fervor patronal”; reflexiona Eduardo Tavani, presidente de la Asociación de Abogados de Buenos Aires.
Para Páez, lo importante es capacitar a los ciudadanos en las herramientas básicas de derecho laboral. “A la mayoría cuando empieza un trabajo no le explican la Ley de Contrato de Trabajo, no le dicen si su actividad tiene un convenio colectivo y en consecuencia desconocen sus derechos y obligaciones”, sostiene el abogado. Es por ello que propone una política de Estado a partir de la cual se organicen talleres y grupos de trabajo que sirvan para concientizar sobre el tema.

http://ferminkoop.wordpress.com/2011/04/10/mobbing-la-nueva-cara-del-acoso-laboral/

Copyright© 2010 - 2014 LINEA DE AYUDA CONTRA EL MOBBING. Asociacion Civil I info@acosados.com.ar I Tel 011-4371-9493 I Horario de atención: lunes a viernes de 9 a 17hs