Las Voces del Silencio. Programa 12 Las Voces del Silencio. Programa 12

“Mi psiquiatra dice que no me voy a poder curar hasta que no vea un poco de justicia”

En el programa número 12 de “Las Voces del Silencio”, contamos con la visita de una trabajadora del mundo del Turf que sufrió acoso laboral por más de una década y ahora padece graves consecuencias de salud.  Myriam sufrió irregularidades en el pago de sus haberes, violencia psicológica y física. Aún hoy recibe amenazas telefónicas.

Junto a su abogado Alejandro Breit nos contó el caso y en qué instancias se encuentra su reclamo judicial. 

Leé la entrevista o escuchá el audio aquí: 

Programa: Las Voces del Silencio.
Radio: Arinfo.com.ar
Horario: Viernes 15:00hs.
Programa 12


Mariano Paez: ¿Cómo estás?

Bien, intentando seguir adelante y esperando que se haga justicia con mi reclamo.

María Noel Lucano: Está muy emocionada Myryam.

Más que emocionada estoy muy sensible, tengo mucho miedo y angustia.

María Noel Lucano:  Estás muy movilizada, ¿querés contarnos un poco qué fue lo que pasó?

Es un poco largo pero a grandes rasgos, yo trabajé en La Primera Alborada S.A., desde 1992. Rubén Esteban Bilbao, de Arrecifes, que era mi jefe, mi empleador, me derivó, en el 99,  al Stud Los Tres Vasquitos donde me aisló de todo el mundo porque ahí estaba absolutamente sola, con los caballos y los peones.

Ahí comenzó a acercarse comenzamos una amistad luego fue una relación, él es una persona casada con hijos. En ese momento me dijo que se había ido a la estancia que tiene en Arrecifes a vivir, que estaba separado. Con este tema del juicio que tuvo de esta estafa que salió en Telenoche Investiga se tuvo que volver a acercar a la mujer porque había todo un tema penal que como el papá de ella también era el dueño de La Primera Alborada.

Mariano Lucano: Desde el 92 trabajaste a La Primera Alborada y te hizo renunciar.

Me hizo renunciar y me llevó a Los Tres Vazquitos, en el Hipódromo de Palermo.

Maria Noel Lucano: ¿Ya había sucedido lo de la estafa?

Fue simultáneamente. El había tomado a mi papá para trabajar en La Primera Alborada por todo este tema. Mi papá sufría de cáncer, falleció en ese momento y él me fue manejando por el tema de mi familia, acosándome y presionándome a seguir con una relación que yo no quería seguir teniendo. No me dejaba trabajo, no venía a Arrecifes, no me pagaba, ni a mí ni a mi papá.

Mariano Paez - Eso cuando estabas en La Alborada previo a Los Vasquitos.

En los dos lados. En un principio me pagaban desde La Primera Alborada, ahí me hizo renunciar, pasé a Los Vasquitos y empezó todo esto. Yo trabajaba solamente con él. Había acoso permanente, acoso físico, llegué a quedar embarazada. Recibí amenazas de su mujer porque ella también sabía. Él con esto de que no se podía separar me fue llevando a tener esta relación porque no me pagaba o no venía, me amenazaba con despedir a mi hermano que también trabajaba en el lugar, a mi papá y a mi, entonces no sabía cómo dejar. Hasta que me empecé a enfermar.

María Noel Lucano - ¿Qué pasó con ese embarazo que contaste?

El me amenazó con un arma cuando le conté que estaba embarazada y me dijo que si yo seguía con el embarazo me iba a matar. Empecé a tener un montón de contracciones. En ese momento yo no tenía Obra Social porque nunca estaba al día con mi recibo de sueldo; tenía una parte en blanco y una en negro. Tuve que llamar al SAME, fue el 31 de diciembre de 2013, me internaron en el hospital Durand con un riesgo de salud que me quedó. Lo perdí al día siguiente. El 1 de enero del 2014 me operaron y me dieron el alta  bajo mi responsabilidad porque nopodíann darme el alta.

Mariano Páez - Era un hijo de él, ¿vos lo querías tener?

Por supuesto.

María Noel Lucano - La pérdida de este embarazo fue por todo lo que te estaba pasando emocionalmente.

Si, era permanentemente amenazas y no tener sueldo. No venía de Arrecifes no me depositaba el sueldo, no aparecía, me mandaba por Multi Pack, que es un servicio puerta a puerta, lo que yo tenía que pagar a los proveedores y a  mi no me pagaba.

Mariano Páez - O sea te propone una relación que va más allá de lo laboral y luego aparentemente te quiere sacar del medio. se quiere desvincular.

Él no quería tener hijos. La relación de hecho la terminé yo cuando cambié de psiquiatra y me empezó a ver cómo estaba.

María Noel Lucano - ¿Cuándo comenzaste un tratamiento psiquiátrico o psicológico?

Muchas veces por los ataques de pánico porque yo no podía ir al Hipódromo si no era en taxi. Me ahogaba, tenía que llamar al capataz para que me viniera a asistir porque me faltaba la respiración. Sentía que me moría que no me podía concentrar. Mi psiquiatra actual está pidiendo la internación porque con todo esto estoy en constante ataque de pánico, por momentos no siento las piernas y no puedo caminar, también me trajo infecciones en la piel. Vivo con mi hijo de cuatro años, y no puedo estar sola porque tengo miedo porque recibo amenazas desde que empecé el juicio.

María Noel Lucano - ¿Cuándo empezó el juicio?

Alejandro Breit: En febrero empezamos el intercambio porque el juicio todavía está en preparación.

María Noel Lucano - A partir de este momento es cuando vos comenzás a recibir estas amenazas, estos llamados que estás mencionando.

Si.

Mariano Páez- En el intercambio se planteó esta situación previa de acoso laboral.

Alejandro Breit - Sí claro, perdón que intervenga pero veo que ella esta muy emocionada y yo viví muy de cerca toda esa carga emocional de lo que le pasó. Cuando conocí a Myriam, a principios de este año, recuerdo que tuvimos una primera conversación y noté que ella tenía miedo hasta de hablar con un abogado. Una especie de persecución, desconfianza, estaba muy vulnerable, muy débil y estaba asistida por su psiquiatra que le había dado fuerza para cortar una relación que era muy perversa. La relación, como dijo ella, es muy larga y pasó por varias etapas, lo que ella me contó a mi fue que lo que más daño le causó fue el trauma del embarazo. La relación fue una relación personal forzada a partir de una relación de poder laboral.

María Noel Lucano - Totalmente asimétrica.

Alejandro Breit - Con períodos de distanciamiento en los que él dejaba de pagarle el sueldo o amenazaba con dejar sin trabajo a miembros de su familia que había incorporado a su empresa para ejercer presión sobre ella. Una cantidad de cosas muy feas que duraron mucho tiempo. A partir de la pérdida de este embarazo, ella quedó completamente traumada, tiene ataques de pánico, como decía yo la conocí en un momento en que ella tenía mucha dificultad para hablar conmigo.

María Noel Lucano - Mucha vulnerabilidad.

Alejandro Breit - Yo estaba para ayudarla. Su psiquiatra le había dado una licencia, entonces la despiden con una causa inventada, lo que le quita el derecho a gozar de una licencia paga. Conociendo la personalidad de este acosador, yo vi que esto era una maniobra más para ejercer más presión todavía y hacer un arreglo barato sometiéndola a una dificultad mayor que la que ya tenía que era no tener derecho a una licencia paga, no poder procurarse el tratamiento que necesitaba porque estaba sin dinero. Es una persona que especula mucho con esto, es una personalidad psicopática

María Noel Lucano - Totalmente perverso. Lo que hizo fue tejer una red para aislarla y dejarla muy expuesta.

Alejandro Breit - A mi lo que más me impactó fue que el embarazo fue buscado, no fué un accidente. Es es lo más perverso de todo.

Mariano Páez- La perversidad de él era proponerle a ella un futuro y después se lo sacaba. Te mostraba un futuro que después cambiaba constantemente.

María Noel Lucano - un juego manipulador, muy perverso. En este momento en qué instancia están entonces?

Alejandro Breit - Ni bien planteamos el reclamo, él la despidió con una causa inventada.

María Noel Lucano - ¿Qué fue lo que acusó?

Alejandro Breit - Que ella hizo abandono del puesto de trabajo.

Mariano Páez - Desconoció el estado de enfermedad de ella y la intimó a presentarse a trabajar.

Alejandro Breit - No. La despidió automáticamente, no la intimó jamás.

Me agarró como una inmunodepresión, me salieron llagas en las piernas, celulitis infecciosa. Me atendieron en el Otamendi con riesgo de tener que cortar la pierna. Yo se lo mandé a él para que lo viera y evidentemente es lo que aprovechó para decir que yo no trabajaba.


Mariano Páez - ¿Ese síntoma lo tuviste ahora?


Sí, a principio de año.

María Noel Lucano - Cuando aún estabas trabajando ahí.

Y se lo mandé porque necesitaba que me pagara el sueldo para hacer los tratamientos, o sea me abandonó psicológica y físicamente. También me salió en el abdomen, me operaron en el Hospital Español.

María Noel Lucano - Son reacciones psicosomáticas, ¿qué explicación te han dado los médicos?

Exactamente. Yo le conté que me podían llegar a cortar la pierna que necesitaba mi plata y no me respondía y después a lo mejor me depositaba una migaja y me decía, “conformate con lo que te estoy dando”.

Mariano Paez - Cuando esa situación de poder se volvió despótica, él te sometió a esta situación que estás viviendo ahora.

Ataques de pánico, ahogarme, miedo de salir a la calle, no confiar en nadie. Estoy como sin corazón, con el corazón bloqueado. Como te explicaba, aparte de no recibir mi sueldo, no puedo trabajar por mi ataque de pánico y por todo lo que me generó. Entonces me siento en un callejón sin salida porque no puedo por momentos pagar mi tratamiento psiquiátrico. Mi psiquiatra me atendió de todas maneras pero tenía que ir en taxi y no tenía plata para ir.

Mariano Paez - Estamos hablando de que esta situación sería de estrés postraumático, ¿hace cuánto que no ves a esta persona?, 8 meses y todavía te dura la angustia.

Le tengo terror, recibo amenazas telefónicas.

María Noel Lucano - ¿cómo son las amenazas?

Me llama o manda a llamar a otras personas.

María Noel Lucano - ¿qué te dicen?

Que me deje de joder con el juicio, que no voy a lograr nada, que no me va a dar plata, que me acuerde de que tengo un hijo. Me da a entender como que le puede pasar algo a mi hijo o a mi. Tengo miedo de que me siga. No se, es una persona tan perversa. Ha dejado tanta gente en la calle, estafado a tantas personas. Conozco bien con quién estuve, por eso quería salir y no podía salir de esa situación.

María Noel Lucano - ¿Tu relación con tus amistades?¿Qué pasaba con tu vida social?

No quería hablar con nadie. En ese momento vivía en una casa que tenía una puerta y una reja y yo no podía ni hacer ese trayecto. No podía salir de mi casa, no tenía vida. Me decían de salir y me daba vergüenza decir que tenía ataques de pánico. Así que no veía a nadie no quería salir con nadie no quería salir de mi casa que era el único lugar donde me sentía protegida. Cuando estaba en otro lugar me ponía a pensar que me iba a ahogar y se me pasaba por la cabeza todo lo que había pasado y nunca podía estar presente.

María Noel Lucano - También  al empezar a perder contacto con la gente, se va armando una cadena donde uno se va encerrando más y más.

Mariano Páez - Desde los 22 años hasta hace poco ¿realmente desarrollabas una actividad laboral?

A él lo echaron del Hipódromo de Palermo hace seis años, entonces a partir de ahí, como no tenía una oficina venía una o dos veces por semana a mi casa y trabajábamos desde una habitación donde yo tengo mi escritorio. Él me dejaba las cosas que tenía que presentar en el Jockey Club de los caballos que nacían o de los que iban a correr. Después me fue, de a poco, dejando de lado, cada vez con menos responsabilidad y menos trabajo haciéndome sentir una inútil. Yo le decía que quería que lo que me pagaba lo quería trabajar, porque me hacía sentir que le estaba debiendo. Entonces él me quitaba el trabajo para seguir teniendo esa obligación. Cada vez me daba menos trabajo.

Mariano Paez - ¿Pero te extendía un recibo de sueldo?

Sí, de una parte pero él o algún hijo me depositaban en el banco el total de mi sueldo real. Eso lo tengo como una prueba. El recibo de sueldo dice que yo entro después pero en el Hipódromo está Prosegur, y uno entra con una tarjeta magnética en donde yo figuro como empleada de él. Figura una fecha de entrada y él dice que entré mucho después. Yo era apoderada de la firma en el Hipódromo también.

Mariano Páez - Ella quiere dejar esto en el pasado y el hecho de tener que iniciar un reclamo y que la otra persona no se avenga a un acuerdo implica continuar con una situación de incertidumbre. También tener que revivir esa situación. Vos como letrado imagino que tenés que citar testigos que aparezcan en el juicio.

Alejandro Breit - Sí claro, es un proceso de desgaste y de revivir continuamente algo que para ella fue muy duro y no le permite cerrar un capítulo. Desde psicológico a ella le cuesta mucho poder recuperarse porque vive constantemente con algo que a ella le hizo mucho daño.

Prácticamente fue mi primer trabajo. El Hipódromo de Palermo es muy cerrado. Es muy chico lo que es el Turf y es muy machista. Creo que soy una de las primeras mujeres que trabaja ahí.

María Noel Lucano - ¿En qué año?

Aproximadamente 1998. Trabajaba como administrativa en la Villa Hípica del Hipódromo de  Palermo. Él sigue teniendo caballos y el Stud y todo. No trabaja ahí pero corren caballos de él y compra y vende. ¿Quién me va a salir de testigo?

María Noel Lucano - No claro, está todo muy manipulado y arreglado para que nadie salga de testigo. Estamos hablando de 15 años de una situación con estas características donde él fue cercando y cerrando tu círculo.

Cuando la mujer se enteraba de alguna situación me amenazaba ella. Me ha llegado a ofrecer plata para que me vaya. Y yo estaba sola en el Hipódromo. Me cerraba con llave. Vino varias veces.

María Noel Lucano - Ella iba a enfrentarte a vos. Sabía de la relación y estaba todo naturalizado. Otra personalidad tan perversa como él.

Él tuvo otra relación más o menos de cinco años con otra mujer y ella también iba a amenazarla.

Mariano Paez -  Tu letrado nos comentaba que a través de una medida cautelar el juez podría determinar que se te pague la licencia por enfermedad.

En La Primera Alborada, él usaba a los peones de los caballos para usarlos como testaferros y pasaba las cosas a nombre de otras personas llegaron a poner a la mamá de su esposa. Su mujer se llama Ana María Menéndez. Como la mamá es mayor de edad la pusieron como presidente de la empresa porque como iba a ir presa tenía prisión domiciliaria por ser mayor de edad. Jugaron hasta con la mamá de ella.

Mariano Paez - La primera alborada daba créditos.

Era ahorro y capitalización. Entonces como él iba a hacer algo, su esposa era perfecta: cómo me voy a separar de ella si la mamá me está salvando de estar preso.

Mariano Paez - Ellos son como una especie de asociación con fin de lucro ilícito. Todos saben todo.

Espero realmente poder seguir con mi tratamiento, que haya justicia y que mi trabajo tenga el merecimiento que me debería reconocer la ley. Mi psiquiatra me dice que hasta que yo no vea que hay un poco de justicia no me voy a poder curar. No podía hablar, no podía contar estas cosas que me pasaban, por eso me ahogo. A veces no me puedo levantar de la cama para darle de comer a mi hijo, tiene que ayudarme otra persona.

María Noel Lucano - En base a todo esto que estamos hablando quería recordar cómo son las personas que tienen una personalidad psicopática.

Las personas con este tipo de trastornos tienen una gran necesidad de canalizar su agresividad con otra persona que él considere que es más vulnerable.

Él me decía: “Yo te tengo agarrada de un hilo. A vos se te suelta el hilo y todo se te viene abajo”.

María Noel Lucano - Hizo que dependieras todo de él exclusivamente, cerró tu círculo. Esto que no puedas hablar con otras personas hace que tengas otra visión de la realidad.

Lo peor es que tengo 44 años y no es lo mismo conseguir trabajo ahora, por más que no sea una vieja. No tengo 22 como en ese momento. Imaginate después de tanto tiempo sin una indemnización, sin un sueldo real. El último tiempo me pagaba lo que quería y ahora no puedo trabajar y en el caso que intente ya soy grande para un montón de cosas.

María Noel Lucano - La edad es un factor lamentablemente importante pero en este momento lo que más está influyendo es el daño psicológico que esta persona generó en vos. Si continuás con tu tratamiento, te podés fortalecer para seguir adelante. Como existen este tipo de personas también estamos los que estamos buscando y armando espacios para poder ponerle nombre a esto.

Como mi psiquiatra y mi abogado que están todo el tiempo ayudándome.


María Noel Lucano - Quiero rescatar esto de que no existe un perfil del trabajador que lo haga más propenso a ser víctima de hostigamiento o acoso laboral. Puede ser víctima tan sólo porque el acosador lo ha elegido para ello. Es un error considerar que las personas víctimas son débiles o que tienen rasgos de la personalidad que las hagan más vulnerables. Como también es incorrecto catalogar estas personas como que poseen un sentido elevado de la ética o elevada moral porque estos valores no pueden ser categorizados en grados. Cualquiera puede ser víctima de acoso laboral.

Copyright© 2010 - 2014 LINEA DE AYUDA CONTRA EL MOBBING. Asociacion Civil I info@acosados.com.ar I Tel 011-4371-9493 I Horario de atención: lunes a viernes de 9 a 17hs